Madre Tierra

Orígenes del “Tió de Nadal”

500 296 Consciencia Arbórea

Orígenes del “Tió de Nadal”, La Tronca o Tizón de Navidad 

El Tió de Nadal es una tradición antigua pagana no cristianizada muy arraigada en Catalunya y en zonas de Aragón. En su versión moderna esta tradición consiste en tomar un tronco a partir del día de la Inmaculada Concepción, dejarle comida cada noche y taparle con una manta para que no pase frío. Al llegar el día de Navidad, los niños de la casa lo golpean con bastones mientras cantan canciones tradicionales, para que “cague” regalos y dulces por debajo de la manta. 

Niños haciendo “cagar” el Tió de Nadal

En sus orígenes, esta tradición celebraba el solsticio de invierno, el cambio de ciclo de oscuridad al ciclo de luz, y para ello era fundamental el fuego como elemento de cambio y transformación. Originariamente el tronco se quemaba el día de navidad y se golpeaba con bastones para augurar abundancia para el nuevo ciclo, pero con el tiempo y la desaparición del fuego a tierra de los hogares desapareció la costumbre y con ello su sentido profundo. Veamos qué significados y sentidos  esconde esta tradición.

Para empezar tenemos que El Tió de Nadal está relacionado el culto al Sol.  La palabra solsticio proviene del latín solstitium que, a su vez, se forma de dos palabras: Sol y statum (estático) y se refiere al hecho de que el Sol no cambia de trayectoria durante tres días alrededor de la fechas correspondientes a los solsticios. Tanto el solsticio de verano como el solsticio de invierno suceden los días 21  de junio y diciembre respectivamente. A partir de este momento es cuando ocurre el fenómeno astronómico en el que el Sol no varia su trayectoria durante tres días y por lo tanto la duración del día y de la noche tampoco varian.

El Tió de Nadal tradicional

Es a partir del cuarto día (después del solsticio) que el Sol empieza a mover esa trayectoria y esto se traduce en que el día tendrá unos minutos más de luz que los tres anteriores días en el caso del solsticio de invierno y unos minutos menos de luz en el caso del solsticio de verano. Entonces el día solar, en el Solsticio de invierno, empieza a crecer y así progresivamente a lo largo de seis meses hasta su máxima duración y altitud. Por ello sabemos que el día de Navidad, no se refiere a la natividad del niño Jesús, se refiere al renacimiento del ciclo solar de la luz, el Sol Invictus Romano: la Navidad es la celebración del renacimiento de la Luz solar que año tras año, ciclo tras ciclo, gana la partida al ciclo de  la oscuridad y perpetúa la vida.

La razón por la que el tronco de Navidad se quemaba el 25 de diciembre era pues homenajear el renacimiento del ciclo de la luz recreando de forma simbólica al astro rey,  recreando a la luz y su acción dispensadora de vida a través del fuego que es hijo del Sol.

Por otro lado tenemos el tronco que representa al Árbol, el árbol es el guardián de bosques y montañas y el embajador de la madre naturaleza que contiene sus mismos atributos de fertilidad y abundancia. En ese caso el Tió de Nadal era un tronco grande de un árbol caído que representaba el reposo de la naturaleza en invierno y que en su interior albergaba latentes sus atributos. Cuando a ese tronco se le está entrando en casa es una forma de llevar al hogar el espíritu benefactor de la naturaleza y todo lo que conlleva, por eso recibe un trato de respeto y cuidados como si de un humano se tratara.  Vemos pues que el tronco, aunque muerto, se le atribuye vida propia, se le atribuye “alma” y el poder de convocar cosas buenas. 

El fuego, representa al Sol y encarna el poder de transformación

El echo de pegar al tronco (tras haberlo prendido) con bastones y cantar una suerte de “decretos” en la fecha señalada,  nos habla de la intención de “despertarlo” de su letargo y activar sus capacidades generativas. Así mismo con la presencia de los regalos se estaba reproduciendo (por simple magia simpática) el poder fértil y abundante  que la misma naturaleza y la misma tierra vendría a traer en su nuevo ciclo. “Activar” el Tió de Nadal era por lo tanto un acto, un pequeño ritual de abundancia y buen augurio para la temporada que empezaba.

Por último, tenemos que después de quemar varios días, las cenizas resultantes del tronco eran recogidas y esparcidas por la casa y el campo como agente mágico y protector. En este caso las cenizas representaban la culminación del ritual, la alquimia resultante de todo el proceso, dignificando cada etapa y cada función del Árbol, en este último estadio, el mágico poder de congeniar el lugar y otorgar protección.

Así pues y resumiendo encontramos que en sus orígenes paganos la tradición de el Tió de Nadal, El Tizón de Navidad es una combinación de culto arbóreo y culto solar asociados a una magia simpática de buen augurio y protección.

 

Los peligros de las meditaciones masivas

1024 576 Consciencia Arbórea

¿Conoces los peligros de las meditaciones masivas?

En estos tiempos que corren tan convulsos y en los que muchas personas deseamos que se den cambios reales planetarios, se hace más necesario que nunca servir a aquellos propósitos por los cuales cada cual cree que vale la pena vivir para el bien de uno y de todos. Es por ello que  desde el mundo de la espiritualidad surgen todo tipo de propuestas e iniciativas cargadas de intenciones que pretenden impulsar estos cambios necesarios para el despertar de la humanidad y la salvación planetaria. Pero…¿Son todas estas propuestas válidas? A mi entender NO!

las meditaciones masivas codificadas en supuestos “portales” encierran peligros que pueden en gran medida hacer el efecto contrario a la intención de la propia “meditación”. Expongo algunos consejos que te pueden ayudar a descodificar estas controvertidas propuestas.

Frente a las meditaciones masivas o planetarias deberías saber:

Debes saber quiénes son las personas físicas que proponen las “meditaciones”

¿En el nombre de quién o de qué estas conectando, meditando? Ponle nombre, apellidos, cara y ojos a la persona u organización que ha propuesto la meditación. Infórmate, investiga sobre su quehacer. No puedes entregar tu poder a solo una intención que si ni siquiera sabes quién hay “detrás”, sino de ese modo estarás sirviendo a terceros. Tampoco basta una buena intención, el mundo y sus dirigentes están cargados de “buenas intenciones” y mira como va.

Los ‘portales’ numéricos no existen son un fraude

¿Qué es un portal?, ¿Alguien sabe a lo que se está refiriendo, alguien los ha podido contrastar? Nadie sabe exactamente que es. Es una de tantas palabras manipuladas de la Nueva Era. Lo que si existe son Los Ciclos: un día, un mes, una estación son ciclos y un una vuelta al sol, un año, también. Nuestros ciclos planetarios están ligados a su vez a los ciclos cósmicos y estos tienen evidentemente una influencia sobre nosotros. Los momentos de cambio de ciclo, como los solsticios y los equinoccios son momentos que sí funcionan como portales tal y como nos han enseñado las tradiciones milenarias del planeta.

La ascensión no existe como tal ya eres un Ser Divino y completo 

Todo en el Universo es un centro en si mismo, no existe arriba y abajo, no se puede utilizar el concepto de “ascender” porqué no existe, es un concepto perverso. Mientras creas que tienes que ascender o que el planeta tiene que ascender a alguna otra dimensión estarás atrapado en tu limitación, negando tu divinidad y la de la Tierra. Todas las enseñanzas espirituales más importantes de la Tierra dicen que tienes que ir hacia el centro, a tu interior. Lo único que puedes hacer es tomar consciencia de esa realidad y entrar en lo que se llama “el recuerdo de Si“ porque la información de tu origen divino permanece intacta.

Las meditaciones grupales deben enfocarse en la oración y en el rezo consensuado

Cuando rezas no hay terceros entre tu y Dios es tu voluntad activa, y en ese estado tu intención está protegida, sin intermediarios. Es un acto de voluntad en vertical, directo. Cuando te reúnes con un grupo o en red a una meditación a nivel global en pro de una “buena intención” no estás en la energía de la oración directamente con Dios, sino en un espacio horizontal en el que cedes tu voluntad a quién dirige y pierdes sin saberlo tu identidad y autoridad. Debes saber que estas “meditaciones” horizontales crean un Egrégor fácil de dominar y dirigir.

No puedes salvar a la Madre Tierra: solo trata de no ensuciarla

Madre Tierra es una consciencia infinitamente superior a ti, es la Divinidad, si lo que pretendes es salvar a la divinidad estás en la soberbia y en la ignorancia, quitándole la autoridad y el poder que tiene. Bendice el hecho de que Madre Tierra te cuide, te proteja, te nutra y te sostenga y simplemente trata de no ensuciarla.  Pero cuidado: no solo los productos químicos y los plásticos ensucian, también tus pensamientos, tus emociones, el odio por ejemplo. Respeta la Naturaleza y bríndale tu amor.

No puedes salvar a la Humanidad: solo puedes salvarte a ti mismo

Salvar a la humanidad no es tu responsabilidad pero si es tu responsabilidad salvarte a ti, convertirte en un ser despierto humano-divino. Lo mismo: solo puedes influir en la paz mundial si pones paz en tu corazón. Cada ser conoce el propósito de su encarnación y está sujeto al libre albedrío, ¿quién eres tu para juzgar lo que el alma del otro debe o no debe experimentar? deja tu postulado de “Salvador”, cámbiate a ti, sana tus heridas y ayudarás a cambiar el mundo y a los demás.

Cuando medites solo o en grupos reducidos hazlo desde tu autoridad

Tener autoridad sobre uno mismo significa tener la consciencia de que eres un Ser Espiritual encarnado en un Cuerpo. Puedes pensar que es así pero no sirve, tienes que haberlo vivido y sentido en tu corazón. Tu consciencia es tuya y por lo tanto tienes que hacerte responsable de lo que tu eres, y si tu no lo haces nadie lo va hacer por ti. La expresión de la autoridad queda dicha en el la afirmación: YO SOY. Más allá del Yo Soy no hay nada.

La Madre Tierra es tu referencia numero uno

Aunque seas una persona muy espiritual con tendencia a contactar con los planos de luz, el mundo angélico, los maestros ascendidos, los médicos del cielo etc. tu referencia debería ser siempre tu cuerpo y el cuerpo del cual procedes: la Naturaleza y La Madre Tierra. Deberías conectarte a menudo a la Tierra, enraizarte, porque ella tiene el patrón original de la frecuencia de vida. Ella sabe lo que necesitas y te va a permitir que te conozcas y actives así tus centros del instinto, la supervivencia y el poder y para dejar de ser alguien influenciable. Si estás en sintonía y conexión con la Tierra sabrás siempre lo que es bueno para ti y para el bien común y podrás contagiar de buenas vibraciones a las personas de tu alrededor.

El movimiento de la Nueva Era (La New Age) está dirigido

Siento darte esta noticia pero es así, el mundo espiritual que tanto promulga la Nueva Era es una moda y un pasatiempo en tanto que te distrae, te lleva a consumir y a evadirte de la realidad terrenal y de tus responsabilidades. El mundo espiritual y el despertar de la consciencia debe servirte para buscar la verdad, tu verdad y la del origen del Ser Humano. Y no olvides que ese despertar es un proceso interior que solamente lo puede llevar a cabo uno mismo, es un proceso individual no grupal ni global.