EL CONSEJO DEL BOSQUE

El Consejo del Bosque es un impulso interior, es mi sello personal, aquello con lo que me identifico plenamente desde mi esencia más profunda, es quizás mi origen. Este origen pulsa y me lleva a atender y recordar las enseñanzas de la propia naturaleza y sus reinos mágicos, y adquiere su máxima exaltación yendo al encuentro de los Árboles Maestros tal y como hacían nuestros antepasados, reuniéndose en los bosques bajo los árboles sagrados. Junto a la naturaleza emerge en mi una resonancia con memorias ancestrales que me vinculan a un pasado gloriosos de hermanamiento y fusión del ser humano con los demás reinos. ¿qué nos habremos olvidado en nuestro viaje que no podamos rescatar hoy?

Como seres tenemos un origen, es decir un anhelo de realización profunda que responde a un compromiso de nuestra alma con el proceso planetario. Mi propósito original tiene que ver con una forma de ser, de hacer y de trabajar: custodiar la vida plural, cooperar e interactuar con cualquier frecuencia o energía de vida que vele por la evolución común.

Mi gratitud es la de aprender de cada ser humano, de cada forma de vida y mi servicio es el de alentar a más personas a recordar su origen como seres para que puedan recuperar su capacidad de vincularse de forma real, emocional e instintiva con la naturaleza.

Hoja de roble verde fondo blanco

Máximas de El Consejo del Bosque

  • La Naturaleza está animada, participa de Alma y Consciencia
  • Toda forma de vida responde a un propósito individual y global a la vez
  • La esencia más íntima del Ser Humano es Naturaleza