TESTIMONIOS CONSCIENCIA ARBÓREA

Aquí encontrarás sentires, reflexiones y agradecimientos de personas que han realizado actividades junto a Consciencia Arbórea

Las salidas con Xavi Callejo son un reencuentro sorprendente y profundo con las fuerzas y los espíritus de la naturaleza, y con la conexión que tenemos con ello. Nos hemos perdidos con tanto hormigón y asfalto y es una bendición que alguien como Xavi nos coja de la mano y nos recuerde que somos seres orgánicos, y como volver a sentirnos parte de ese gran todo que es la Naturaleza. Mil veces gracias y felicidades por tu trabajo Xavi!     Olivier Charlot, www.vozviva.es

Es maravilloso e impresionante como la Naturaleza y los árboles nos pueden ayudar poco a poco a poner las cosas en su lugar, iré siguiendo el camino…

Estos talleres han significado para mí encontrar unas respuestas y el sentido a cosas que en estos últimos años sentía cuando salía a caminar o a disfrutar de la naturaleza, sensaciones a las que no sabía darles una explicación. Han estado a todo efecto muy reveladores!!!
Gracias.

Mi primer encuentro con el “árbol” me desbordó por completo. Nada más empezar a ver su tronco mis pensamientos se callaron y mis emociones se “descontrolaron”. Mi mente no pudo hacer nada al respecto. Noté como sus largas ramas abrazaron mi esencia de tú a tú. Durante esos pocos segundos lloré de alegría, de tristeza, de entusiasmo, de gratitud…Dos o tres días después del taller seguían viniéndome imágenes del “árbol”, siempre acompañadas de un sentimiento de paz. Después del taller aún tengo más ganas de enraizarme en la Madre Tierra con la mirada puesta en el firmamento.
Un fuerte abrazo.

En primer lugar dar las gracias por las experiencias vividas el sábado, creo que invocamos la presencia arbórea pero realmente nos respondió la naturaleza entera, a través de sus sonidos, texturas olores etc… Vivimos y recordamos melodías ancestrales, que despertaron en menor o mayor grado, según la experiencia que cada cual necesitaba demostrándonos que ni la tierra ni el cielo se olvidan de quien es el SER humano , somos nosotros los que nos olvidamos de ellos y cuando realmente nos volvemos a acercar, la naturaleza nos vuelven acoger como un padre-madre (Dios-Diosa), consiguiendo “arrancar” borrar y descodificar, sanando en nuestros corazones las heridas que lee en nosotros… , liberándolas, transmutando memorias a través de su gran amor incondicional el cual como verdadero amor no tiene necesidad de símbolos simplemente ES… abarcamiento total de la unicidad.
De corazón a corazón mil gracias.   Chary

Ir a la Naturaleza con Xavi es volver al origen. Allí uno siente de nuevo el bienestar que revitaliza. Gracias, de todo corazón.

Gracias a Xavi por estas enseñanzas. Antes del contacto con los árboles él nos impartió una charla sobre nuestro relación con la naturaleza, y cada uno explicaba sus experiencias. A mi de pequeño me encantaba ir a la montaña (y gracias a los padres íbamos a menudo), y no me importaba si llovía, llamaba los pájaros y me respondían silbando.. Mientras explicaba esta historia un pájaro,un petirrojo, se puso a 1,5 mt de todos nosotros, como saludándonos, cómo “…que hablabais de nosotros…? “. Fue como una sincronicidad. Al quererle hacer una foto se debió asustar y marchó, vaya! con lo que me gusta inmortalizar bellos momentos… Mientras Xavi seguía charlando, el amigo petirrojo se me puso a mi izquierda, a poco más de un metro, “…que me querías hacer una foto…?” y le hice un par, y marché, y me sentí muy agradecido. Además de los árboles es toda la naturaleza con la que nos relacionamos, es un ser vivo, le tenemos que demostrar con pensamientos de no agresividad y ella nos respetará, y nos enseñará toda su sabiduría.
Gracias a la Madre Natura, a Xavi como guía, y al grupo…

Ante un gran árbol hay construido un laberinto con piedras. Nunca sabremos el que la naturaleza nos puede ofrecer, sólo transitándola con el corazón abierto y el espíritu sediento es que podremos recoger lo que allá estaba para nosotros. En mi caso viví una experiencia muy profunda y reveladora, en intimidad, la naturaleza y yo, la noche con el árbol y el laberinto de piedra. Todo confluyó para redimirme de la culpabilidad, las mías, la del pecado original, el que no existe, el que nunca ha existido. Soy mucho más libre desde entonces. Gracias energías de la naturaleza, gracias Xavi.

Ha sido una magnifica experiencia para continuar mi caminar en la vida. Intentando la CONEXIÓN con todo. Sintiendo y compartiendo aquello que somos y que hemos olvidado. Con unas personas que, gracias al facilitador y a ellas mismas, se han mostrado desde el corazón. Esto es siempre un sentirme como en casa.
Me siento mucho agradecida.

Tuve la oportunidad este sábado 25 de abril de conocer una pequeña parte del maravilloso mundo de los Árboles Maestros en Collserola. Muchísimas gracias Xavi para compartir tu sabiduría. Ha sido increible. No sabía que podiamos recibir tanto de los árboles y de la Madre Naturaleza.
Todavía me bate el corazón resonando con el de la Encina al mismo tiempo… no tengo palabras!!!

Cuando me acerqué a la encina me fijé en las cuerdas que tenía ligadas a las ramas, ahogándolas, sin dejarlas crecer. Tenía que salvar el árbol. El grupo me ayudó a cortarlas.
Hacer este trabajo en grupo resulta ser más mágico, porque hay más “fuerza” (la de todos).
Por la mañana otra encina me acogió en sus raíces sobre-salidas; cómo si me diera gracias por haber salvado a su amiga.
La tercera (encina) me hacía dirigir la vista hacia arriba, hacia las copas y el cielo. Yo me soltaba y miraba el tronco, pero mi cara se movía hacia arriba otro vez, y, si la bajaba una fuerza invisible la hacía subir. Era el árbol que insistía en que me fijase en el espacio y el aire de las hojas. La verdad es que los colores del cielo me calmaron mucho, mirando en el espacio vasto me dejó mística. Deduje que tenía que trabajar mes mis chacras (4º,5º,6º).

El fuego sagrado ha sido una ceremonia interesante; haciendo fotos he visto una imagen de algo que me ha aparecidos en otras ocasiones. Tengo que averiguar que es y trabajarmelo.
GRACIAS FUEGO SAGRADO.
ISABEL

Fui al curso con ganas de ampliar la parte intuitiva de mi método de toma de decisiones. Ha sido un éxito rotundo, voy a incorporar la sabiduría de los árboles en el método porque para aquel que quiera oír, escuchará la respuesta a su dilema con rotundidad y gran certeza. Realmente ha sido un curso potente y diferente, especial. La conexión con los árboles y la sabiduría de Xavi te llevan a escuchar los mensajes que más necesitas para tu sanación y armonía interior. El grupo ha sido fabuloso y la el trato en la casa rural excelente. Un conjunto muy recomendable. Mil gracias a todos los que habéis hecho posible esta experiencia de crecimiento interior”. Carlos Labarías Gagnière – www.comodecidirbien.com

Parece increíble pero es real, gracias a unos pequeños y grandes consejos que os darán en los talleres podréis conectar con los árboles y experimentar así como van surgiendo las emocionas internas, a partir de aquí tu percepción con la naturaleza se transforma como una especie de energía protectora. Gracias

Participar en este retiro a sido un nuevo despertar. Durante estos últimos 10 años he participado de algunos cursos y formaciones para conocerme mejor, para recuperar mis “raíces”: Gestalt, eneagrama, meditación Zen, vipassana, psicoanálisis, yoga… todos trabajos y tradiciones de culturas que no son la mía. Me han servido para hacer camino, y agradecido estoy, pero conectar verdaderamente con mi naturaleza, en mi caso, a pasado por conectar con los bosques de mi tierra, la que me vio nacer, de la que desciende mi familia (mi árbol genealógico), pasa por conectarme con la naturaleza de nuestra península ibérica. Nuestras raíces espirituales no están en Alemania, ni en la cultura sufí, ni en Japón, ni están en la India… están aquí, en nuestra Iberia.
Y esto fue lo que experimente estos 4 días, que es más fácil recuperar las raíces propias cuando vuelves a “plantarte” en tu tierra, la que conoces, de la que vienes, de la que un día te arrancaron y transplantaron a un tiesto pequeño, borrando tu memoria histórica, arrebatándote la posibilidad de que pudieras expandirte y evolucionar como ser humano. Nuestra tierra es nuestra, porque también nosotros somos de ella, nos pertenecemos mutuamente, y al final somos y seremos lo mismo. Nuestra sabiduría ancestral no esta en las hojas de los libros, sino en las hojas de nuestros árboles (las encinas, por ejemplo), en sus ramas, frutos, semillas, troncos y raíces, en la tierra que los sostiene y alimenta. Y para leerlas y trasmitirnos sus mensajes, Xavi, con su trabajo, profundo y verdadero, de manera sencilla y humilde, hace eso y más… difícil explicar con palabras.

Sutil, pacífica, potente. Una experiencia más consciente y profunda. Entrega total por parte mía y acogida infinita. Recibo mucha luz, unión, armonía. Pido permiso y confío y espero medio dudosa ahora
y como un agujero de luz abierto que todo lo inunda al mío cercando siento “TERNURA”, ternura. El mental empieza a querer saber, controlar, pero… hacia los otros, hacia mí… Pero todo el proceso mental se para porque el río de ternura es tan grande que tan sólo me dejo impregnar y mi cuerpo se ladea y relaja. No hubiera pensado que fuera tan fácil y tan potente y sutil a la vez.
Compartir con el grupo y sentir sus vivencias me ha parecido del todo enriquecedor. En este espacio sanador, todos somos uno. Salen regalos y heridas que no todo el mundo está dispuesto todavía a sanar, todo a su tiempo. Pero es maravilloso como se traen a la conciencia y cuando toque seguirán su proceso.
Un placer, muy agradecida y contenta por todo lo compartido y experimentado.

Difícil de poner palabras las experiencias que hemos tenido a lo largo del curso, es un mundo tan especial que cuando intentas expresarlo parece que pierdas parte de ello por que lo que puedas describir nunca va contener la totalidad de la experiencia. Ha sido un placer estar ese fin de semana compartiendo con los Árboles y con el grupo. Gracias miles…

El retiro, una sorpesa: Nos envolvió la Magia!
La conexión ha sido absolutamente profunda y muy inspiradora. Un auténtico Regalo.
Tengo presente tres lugares, donde he vivido momentos que me acompañarán. Los árboles conocen y sabiamente se comunican con el alma. Diría que incluso nos conocen más que nosotros mismos. El Encinar del Mercadal me habló de la relación con mi padre, y en las Encinas del Pla del Reis abracé los dos linajes familiares. De nuevo el Encinar del Mercadal, me habló de mí en relación a la comunión con la naturaleza, en cuanto que ser hija de la Creación, y como es el Camino para sentirse partícipe de la Unión. Reconozco ahora la nostalgia y vacío que sentía al respecto y la profunda tristeza por el abandono en la cual he vivido en relación a Ella y lo qué significa. Noté que por fin había encontrado la familia donde sí pertenezco. Por lo qué hace a la biológica, he tenido que hacer mucho trabajo para “encontrarla”, y tengo buena relación, pero la magnitud de conexión se ha dado en este contexto. Hago mención también del acompañamiento en la vivencia de la sacralidad de la Encina dels Colls. Una experiencia silenciosa y mística, que me cautivó desde el primer momento. Gracias por acogerme. Reconozco que este testimonio puede parecer curioso, pero es sincero.

Sólo quería compartir que el sábado 15 de marzo recibí un regalo maravilloso: mi primer encuentro con la Encina del Vent. Me llenó el corazón de alegría como cuando era pequeña y jugaba con los árboles cuando iba al bosque con mis padres. Sentir la fuerza y el amor de este árbol ha sido cómo un reencuentro con un ser muy querido que hacía tiempo que no veía. Quiero agradecer a Xavi y a Andrea este regalo. Hasta pronto!!!!

Para una persona acostumbrada a vivir en el mental, en el “pensar” la experiencia que tuvimos la ocasión de vivir en estas tierras galaicas de mano de Xavi que nos introdujo al mágico mundo arbóreo supuso un emotivo descenso al mundo del “sentir”. Mucha emoción, la energía sanadora procedente de arboles, del agua, acompañados de la energía de nuestro mágico Castro de Baroña, la visita de todos esos seres del aire: mariposas, libélulas, cantos de pájaros… en cuanto empezamos nuestra ceremonia de ofrenda acompañados de sonido sanador y el agradecimiento por esta vez ser capaz de percatarme de su presencia , el estar “presente”. No es casualidad que cuando me abracé a nuestro “carballo” (roble) sentí la necesidad de descalzarme, la necesidad de enraizar, de tomar tierra, el sabio árbol bien sabe lo que necesita cada uno/a que se acerca a El.
Gracias Xavi por la experiencia, por tu sencillez, gracias a toda la “gran familia” que nos juntamos el pasado fin de semana, gracias por tanta emoción colectiva y gracias por la presencia de esta generación de niños/as que vienen tan conectados, asombroso, una luz de esperanza para esta humanidad.

Una experiencia íntima con un gran árbol (una Encina) y su acompañante (un Lentisco). Un grupo de personas pequeño y muy bien avenido, sensible, abierto, humilde y grande a la hora. Los árboles como siempre, ofreciéndonos todo lo que son, generosos, poderosos, bellos.
Continúo haciendo camino en mi sensibilización hacia estas criaturas solemnes y que tanta sabiduría me transmiten. Sólo mirándolos, desde el corazón y con el corazón, me muestran como yo misma puedo superar todos los obstáculos: cada veta, cada arruga, cada rama rota y de otro nueva y fresca…
Gracias para ser en mi camino con tanta generosidad, árboles, compañeros.

Fue una experiencia maravillosa y muy enriquecedora. No quiero decir única porque espero volverla a tener. Gracias.

El sábado 28 de junio tuve el privilegio de asistir al taller de Collserola donde pude vivir una experiencia que vivirá conmigo para siempre. Pude sentir en cuerpo y alma la energía de esa conciencia que lo envuelve todo y con la que resultó sencillo reencontrarse en aquel espacio maravilloso lleno de vida. También en esta ocasión nos acompañó el petirrojo.  Aprendí sólo una cosa, pero la aprendí. Ahora estoy más en paz.
Agradezco a Xavi esa labor tan importante que realiza.

De las cosas que he ido experimentando con los árboles y las plantas es que ellos nos perciben perfectamente y saben como estamos internamente. A veces simplemente pasando por donde están ellos he sentido su influencia en mi aura, como un hormigueo que me cambia estados de ánimo bajos y restablecen la alegría. Cuando he tenido el aura dañada por las ondas wifi, abrazando un árbol he sentido cómo su energía pasaba por mis manos y por todo mi cuerpo y al cabo de poco tiempo me había reparado el aura completamente, después salí de allí muy contento, cantando por el campo. También he experimentado, entre otras muchas cosas, como abrazando un árbol, también a él le gusta ser abrazado y eso es muy gratificante, y es que Amor con Amor se paga.
Gracias, un abrazo.

Muchas gracias por todo estuvo super bien el taller… tener la oportunidad de aprovechar una tarde de verano en buena compañía y conocer más sobre la naturaleza y el poder sanador de los árboles. Todo ello me dejó una energía amorosa y placentera en cuerpo y alma.

El Reino Arbóreo te empuja a la excelencia, a manifestar siempre la mejor versión de ti mismo, te muestra el camino hacia tu esencia allí en dónde residen tus potencialidades y tus propósitos de realización.

Consciencia Arbórea propone una vía de aprendizaje y crecimiento personal junto a la Naturaleza y a los Árboles Maestros que te va a permitir recuperar el estado de unicidad y el vínculo natural con la vida.