Árboles y rostros: cuando lo intangible se hace tangible

Árboles y rostros: cuando lo intangible se hace tangible

1024 632 Consciencia Arbórea

Árboles y rostros: cuando lo intangible se hace tangible

Por Xavi Callejo – www.conscienciarborea.com

¿Has sentido alguna vez una sutil pero conmovedora presencia observando a un árbol que posee rostro?

A menudo observamos en la naturaleza un guiño de complicidad hacia nuestra especie los seres humanos. No es extraño para aquellas persones sensibilizadas con los bosques apercibir en los troncos, en las ramas y en las raíces de los árboles rostros o facciones que apuntan a semblantes humanos, de animales o de genios. ¿quien no ha visto un ojo o una boca en el tronco de un árbol?, o ¿unas piernas?

Ver rostros enteros no es tan frecuente, algunos sólo se pueden observar desde un punto y una distancia concretes o a una determinada hora del día. Otros son tan evidentes que hasta nos preguntamos como es posible que la naturaleza haya sido capaz de desafiarse o burlarse de si misma de esa manera.

En cualquier caso los rostros arbóreos nos conectan con la diversión, el asombro y el misterio, pues le dan carácter a los árboles, y eso es lo que hace que los sintamos más familiares, más próximos. Tal es así por que un rostro claro en un árbol suele ser también una “invitación” a su propio reino espiritual y anímico. Aquí empieza la verdadera aventura.

Si los observamos desde la inocencia y la neutralidad podemos apreciar que detrás de la inmovilidad de estos rostros subyace una movilidad, un susurro, una pulsión que colman ese semblante de vida, de presencia (pre-esencia). Sí, es muy fugaz y nos deja una sensación efímera que no sabemos en donde ubicarla porqué nuestro mental no conoce ni comprende la naturaleza de lo que estamos percibiendo.

Los Espíritus o Seres Arbóreos no son visibles pero están, existen, habitan en el aspecto energético e intangible de la materia, de los árboles, y tienen su “pequeña personalidad” muy en sintonía con su forma y sus características físicas. A menudo ellos se sirven de esas caprichosas formas para hacerse más presentes e informarnos de que están ahí con una sutil vibración que anima “su rostro”. Cuando eso ocurre se abre una gran oportunidad par acercarnos a ellos y entregarnos a su energía y a su halo de magia y sabiduría.

Es en estos casos cuando lo intangible deviene tangible.